Vitrectomía (Cirugía)

La cirugía de vitrectomía es un procedimiento a través del cual, se accede a la cavidad vítrea (espacio interior y de mayor dimensión dentro del ojo) a fin de retirar la totalidad o parte del humor vítreo. Éste corresponde a una sustancia que ocupa la cavidad vítrea y está constituido en un 95% de agua. Es transparente y permite el paso de la luz que atraviesa las estructuras anteriores del ojo y que llega a la retina.

La vitrectomía no resuelve todas las enfermedades de la retina, pero es una cirugía que, de la mano con el desarrollo tecnológico y de ciertos medios diagnósticos, ha revolucionado el manejo de las enfermedades en Oftalmología.

La vitrectomía tiene objetivos diagnósticos y terapéuticos. Permite el tratamiento de infecciones, la extracción de cuerpos extraños intraoculares, remoción de hemorragias vítreas, el tratamiento de patologías maculares (agujero macular y membrana epiretinal), el manejo de la Retinopatía del Prematuro, el Desprendimiento de Retina y la Retinopatía Diabética. Estas tres últimas enfermedades, están incluidas por su importancia y prevalencia dentro de las normas del GES.

¿Cuándo se indica una vitrectomía?

Sus indicaciones son múltiples y algunas son de urgencia. Las más frecuentes son:

  • Complicaciones de la retinopatía diabética (hemorragias vítreas, desprendimientos traccionales).
  • Desprendimientos retinales complicados.
  • Heridas oculares o traumatismos.
  • Enfermedades de la mácula (membranas traccionales, agujeros maculares, entre otras).
  • Inflamaciones intraoculares severas.
  • Complicaciones de la cirugía de cataratas.

Técnica

El cirujano ingresa al ojo a través de tres cortes muy pequeños, que le permiten introducir una variedad de diminutos y sofisticados instrumentos para vaciar el humor vitreo. Hay toda una variedad de micropinzas, microtijeras y fibras de láser que facilitan las maniobras dentro del globo ocular. Junto a lo anterior, se han desarrollado sofisticados sistemas de visualización (lupas) que permiten ver detalles muy pequeños dentro del ojo.

La intervención puede demorar desde 30 minutos en vitrectomías simples hasta tres horas o más en las más complejas.

Cuidados Pre operatorios

El día de la intervención el paciente requiere de un ayuno de seis horas y debe presentarse en la clínica llevando todos los exámenes oftalmológicos y generales, que se le hayan solicitado. El cirujano debe estar en conocimiento del estado de salud general del paciente. Incluso a veces, pedirá una autorización a otros médicos tratantes como cardiólogos o diabetólogos.

En Admisión, previo a su cirugía, usted deberá firmar un consentimiento informado donde declara haber conversado con su médico tratante y haberle hecho todas las preguntas necesarias para una mejor comprensión del procedimiento que se va a realizar.

Cuidados Post operatorios

Con frecuencia se requiere del uso de gases expansibles, que quedan adentro del ojo y actúan en forma transitoria. Esto obliga al paciente a adoptar una determinada postura durante el post operatorio. Generalmente la posición es boca abajo. La recomendación de cuántas horas o días el paciente deberá permanecer en esa postura varía en cada caso. Pero es fundamental que el paciente cumpla estrictamente estas indicaciones para obtener los resultados esperados tras la cirugía.

El período post operatorio no suele ser doloroso. Al comienzo el paciente no ve bien, producto del uso de gases expansibles para manipular la retina. El cirujano indica uso de colirios, antiinflamatorios y antibióticos por vía oral para recuperar la agudeza visual lo antes posible y facilitar una excelente recuperación general.

Es importante saber que las gotas que el paciente debe autoadministrarse tras la cirugía deben ser nuevas, deben ser aplicadas con las manos limpias y hay que evitar manipular el área de los ojos.

Es fundamental acudir a todos los controles post operatorios con el cirujano para vigilar una adecuada evolución.

Resultados

Los pacientes sometidos a vitrectomía logran recuperar la visión, o impedir la progresión de pérdida visual. La mejoría visual puede tardar días, semanas o meses, según haya sido la complejidad del caso. Pero la recuperación visual que se obtenga será proporcional al daño existente antes de la cirugía.

Posibles Complicaciones

Como toda cirugía, la vitrectomía no está excenta de riesgos. Entre las principales complicaciones está la necesidad de volver a pabellón por sangrado de la cavidad vítrea, intraretinal o intracoroideo. Desgarro o rotura retinal, desprendimiento de retina, aumento de la presión intraocular post operatoria, formación de cataratas, infección en el ojo, o riesgos relacionados con la antestesia empleada.

Tratamientos asociados

En ocasiones el procedimiento de vitrectomia debe asociarse en el mismo acto quirúrgico a otros procedimientos como:

fotocoagulación retinal, criocoagulación retinal, cirugía de catarata con o sin implante de lente intraocular, colocación de implantes de silicona sobre esclera o inyecciones intraoculares.

Tratamientos alternativos

Es necesario evaluar junto al oftalmólogo las alternativas de tratamiento posible. Comúnmente, cuando se indica la vitrectomía es porque no ha sido posible realizar otros tratamientos y si no se hace la vitrectomía, la enfermedad puede progresar. Puede provocar un deterioro de la estructura anatómica del ojo llegando incluso a producirse la atrofia ocular y consecuentemente la ceguera, a veces acompañada de dolor. En otros casos, el obstáculo que impide la visión permanece en el ojo, no pudiendo producirse recuperación funcional alguna.

Tamaño de Texto