QUERATOCONO, DEFORMACIÓN LA CÓRNEA QUE AFECTA LA VISIÓN.

 por Dr. Rodrigo Donoso.

El Queratocono (QC) es la primera causa de trasplante de córnea en países desarrollados. El porcentaje de éxito es sobre el 95% y, en general, cuando no se rechaza, dura decenas de años o incluso toda la vida. Hay raros casos en que se desarrolla un nuevo QC en el injerto.

Es una enfermedad no inflamatoria, degenerativa, con importante componente genético, que se manifiesta como una córnea en forma cónica con progresión variable en los distintos miembros de la familia. La córnea es el lente más potente que enfoca las imágenes en el ojo, pero al adelgazarse y deformarse, afecta la visión. Y al ser bilateral, aunque sea asimétrica, puede llevar a algún grado importante de ceguera.

Por qué se produce y en qué momento de la vida aparece?

La causa o el trastorno bioquímico último del QC no se conocen, pero sí se sabe que tiene una importante influencia genética con un 10 a 15% de los pacientes con antecedentes familiares. Se ha asociado también a alergias y a frote excesivo de los ojos. Explica el doctor Rodrigo Donoso, cirujano oftalmólogo de Clínica Pasteur.

Los síntomas no son propios ni específicos del QC. Se manifiesta por dificultad para enfocar o presentar disminución de la visión especialmente para lejos, por lo que se debe consultar al oftalmólogo como ocurre si se tiene cualquier dificultad visual.

“Su incidencia varía entre 50 a 200/ 100.000 habitantes, pudiendo ser más frecuente en algunos lugares según su influencia genética. Aparece normalmente en la pubertad, pero también se puede manifestar hasta los 30 ó 40 años, existiendo también muchos QC “frustros” que no se manifestarán clínicamente más que por la necesidad de usar anteojos o incluso a veces nada. Es importante detectar estos casos antes de realizarles cirugía refractiva Láser porque está contraindicada”, detalla el Dr. Donoso.

TRATAMIENTO

En primer lugar, el tratamiento es el uso de anteojos para corregir la miopía y/o astigmatismo consecuente, pero cuando el astigmatismo es severo y la córnea se hace muy irregular e imposible de corregir con anteojos se deberá usar lentes de contacto. “Cuando se comprueba su progresión tempranamente en su evolución, se podrá usar la técnica de “Cross-Linking” para rigidizar la córnea y detener su progresión, así como también implantar anillos intracórneales para regularizar, disminuir su deformación y minimizar su trastorno óptico. Por último, se podrá realizar una queratoplastía o trasplante de córnea, que últimamente suele hacerse parcial, dejando la capa celular que se rechaza y por lo tanto su injerto queda sin riesgo de rechazo”, indica el Dr. Donoso.

Los tratamientos actuales, al igual que el trasplante de córneas en estos casos, tienen excelentes resultados y cada vez son más las opciones correctivas disponibles para sus distintos grados de evolución, pudiendo recuperarse totalmente la visión para hacer una vida normal.

Tamaño de Texto