fbpx

Todo lo que necesitas saber sobre la Cirugía refractiva Lasik

cirugía refractiva Lasik

Este procedimiento quirúrgico tarda de 10 a 15 minutos por cada ojo.

La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que tienen como finalidad eliminar o minimizar los defectos refractivos oculares: miopía, hipermetropía y el astigmatismo.

Esta cirugía se puede aplicar a través de la técnica láser más común llamada Lasik, cuyo procedimiento se lleva a cabo estando el paciente despierto y dura cerca de 10 a 15 minutos por cada ojo.

Según explicó el doctor de Clínica Pasteur, Matías Ramírez, “las operaciones de cirugía refractiva son mínimamente invasivas y se caracterizan principalmente por ser rápidas, indoloras, en la mayoría de los casos se utiliza anestesia local y no precisan ingreso hospitalario”, agregando al respecto que “durante la intervención se puede sentir sensación de tacto y/o presión, pero no de dolor. En el postoperatorio inmediato, durante las primeras 6 horas, puede aparecer sensación de arenilla, escozor, lagrimeo, fotofobia. Lo normal es que al día siguiente prácticamente no se tengan molestias”.

Lo habitual es que se pueda realizar la intervención cuando el ojo deja de crecer y por tanto la cirugía refractiva es más estable. Por ejemplo, los pacientes con miopía no se operan antes de los 20 años. En la hipermetropía conviene esperar unos años más, ya que en pacientes jóvenes las probabilidades de regresión son más altas. En cuanto a los astigmatismos, depende de si están asociados a la miopía o hipermetropía, algo que se valora en la primera consulta preoperatoria.

Respecto a los días de reposo que genera la cirugía, el doctor Ramírez explicó que “este tipo de cirugía es un procedimiento muy seguro y preciso que produce un resultado estable, permite una recuperación visual rápida y por lo general, la recuperación es de 1 a 2 días y requiere descanso relativo de actividades visuales cotidianas como leer y ver televisión”.

El postoperatorio de una operación de ojos Lasik es rápido. Si no existe ningún contratiempo, en menos de 24 horas lo normal es que la visión sea tan buena o mejor como la que tenía con sus anteojos o lentes de contacto antes de la intervención, pudiendo reincorporarse a su vida normal.

;';