fbpx

Los rayos ultravioletas pueden afectar la salud de tus ojos

v2osk-In4XVKhYaiI-unsplash

Utilizar gafas de sol certificadas, emplear gorras con visera o sombreros de ala ancha para que también proporcione protección a los ojos y no mirar nunca directamente al sol, son algunas de las recomendaciones de los especialistas.

Durante la época de verano en Chile el sol sale a las 6:30 y se esconde cerca de las 20:50 horas. Son más de catorce horas de sol y una época donde las personas pasan el mayor tiempo del día al aire libre.

Por tal razón, es una época en la que nos vemos expuestos más tiempo a los rayos ultravioletas (UV) que emite el sol y que, además, es el periodo donde esta radiación tiene mayor intensidad.

Dada estas condiciones, es necesario, además de cuidar nuestra piel, proteger nuestros ojos de la radiación UV ya que según indican los expertos, pueden provocar serios problemas a la salud de nuestros ojos, afectando a cuatro estructuras fundamentales: la córnea, el cristalino, el iris y la retina.

La sobre exposición de nuestra vista a los rayos UV puede causar la aparición de afecciones oculares, como:

  • Pinguécula: lesión benigna que se manifiesta como una mancha o abultamiento de color amarillo en la conjuntiva, cerca de la córnea. Los síntomas incluyen enrojecimiento de los ojos, sequedad ocular o irritación.
  • Pterigión: crecimiento excesivo de la conjuntiva, que es el tejido que recubre el ojo. Se puede manifestar a partir de los 20-30 años en personas muy expuestas a UV.
  • Fotoqueratitis por UV: es una inflamación e irritación de la córnea, pudiendo no solo producir sensación de arenilla, si no también visión borrosa y fotofobia.
  • Degeneración macular: una de las principales causas de pérdida irreversible de la visión central. Aunque asociada con la edad, también está relacionada con la exposición a la radiación UV.

Las principales recomendaciones para mantener la salud de los ojos frente a los efectos nocivos del sol son:

  • Utilizar gafas de sol certificadas.
  • Usar gorras con visera o sombreros de ala ancha para que también proporcione protección a los ojos.
  • No mirar nunca directamente al sol.
  • Evitar las horas pico de sol: entre mediodía y las 16 horas.
  • No dejar que las nubes nos engañen. Los rayos solares atraviesan la neblina y las nubes de poco espesor.

 

;';