gabriel-tovar-RDf0qh6VvQ0-unsplash

Un examen completo de la vista es tan esencial para el éxito del regreso al colegio como los suministros para el aprendizaje.

Debido a que la visión puede cambiar con frecuencia durante los años escolares, tu hijo debe recibir un examen de la vista todos los años, o con mayor frecuencia si existen problemas específicos o factores de riesgo.

Esto, ya que un niño necesita muchas habilidades para tener éxito en el colegio y una buena visión es clave. Leer, escribir, trabajar en la pizarra y usar computadoras se encuentran entre las tareas visuales que los estudiantes realizan a diario. Los ojos de un niño están constantemente en uso en el salón de clases. Cuando su visión no funciona correctamente, la educación y la participación en deportes pueden verse afectadas generando un cuadro de frustración que puede ser difícil de identificar si se pasa por alto la salud visual del estudiante.

Cada niño necesita distintas habilidades visuales para el colegio, entre las que se consideran:

  • Agudeza visual: la capacidad de ver claramente a diferentes distancias.
  • Seguimiento ocular: la capacidad de mantener los ojos en el objetivo cuando se mira de un objeto a otro.
  • Coordinación ojo-mano: la capacidad de usar información visual para controlar y dirigir las manos cuando se hace un dibujo.
  • Percepción visual: la capacidad de organizar imágenes en una página impresa en letras y recordar lo que se lee.
  • Enfoque ocular: la capacidad de mantener una visión clara de manera rápida y precisa a medida que cambia la distancia de los objetos.

El inconveniente de visión más común en los niños en edad escolar es la visión borrosa o el error de refracción causado por la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo que genera una visión borrosa. Sin embargo, un niño que puede ver con claridad y tiene una visión de 20/20 aún puede tener un problema de visión concerniente con el enfoque, seguimiento y la coordinación de los ojos, por lo que se debe considerar que las destrezas visuales necesarias para leer y aprender con éxito son mucho más complejas.

Los cambios en la visión pueden ocurrir sin que tu hijo o tú te des cuenta. Cuanto antes se detecte y trate un problema, existen más probabilidades de éxito. Cuando sea necesario, el oftalmólogo puede prescribir un tratamiento que incluya anteojos, lentes de contacto y/o terapia de la vista para corregir los problemas encontrados.