GLAUCOMA:
Detección precoz para frenarlo a tiempo

Hasta un 3% de los mayores de 40 años podría desarrollar glaucoma, enfermedad que se produce por un desequilibrio en el drenaje del humor acuoso (líquido que otorga volumen al globo ocular), lo cual eleva la presión intraocular. Esto finalmente daña el nervio óptico. Es una enfermedad que no provoca síntomas y cuando se detecta suele ser demasiado tarde. El campo visual comienza a reducirse y la persona va perdiendo gradualmente su visión periférica hasta que queda con una completa discapacidad visual.

“El objetivo que uno busca con el tratamiento del glaucoma es evitar el avance de la enfermedad. Una vez perdida, la visión no es recuperable. Por eso que el objetivo es hacer diagnósticos cada vez más precoces para tratar que la persona pierda la menor funcionalidad visual que se pueda”, explica el Dr. Aldo Rimassa, cirujano oftalmólogo de Clínica Pasteur.

Aunque nadie está libre de desarrollar glaucoma, existen factores de riesgo como ser mayor de 40 años, tener una presión intraocular elevada, hipertensión, diabetes, haber padecido traumas oculares, desprendimientos retínales o que familiares directos hayan tenido o tengan glaucoma.

“Lo que se recomienda es que las personas se hagan un control oftalmológico anual de manera preventiva después de los 40 años. Acudir al oftalmólogo para controlar la presión, evaluar el fondo de ojo y que el médico analice si tiene la posibilidad de tener esta enfermedad o no”, explica el Dr. Rimassa.

TRATAMIENTOS

El tratamiento con gotas es el más usado. Aplicarlo de manera precoz, adecuada y regular podría ayudar a reducir la producción de humor acuoso, o bien, facilitar el drenaje desde el globo ocular.

Se administran diariamente sin interrupciones para conseguir que la presión intraocular se mantenga dentro de valores óptimos.

lentes-familia-pasteur

Cuando la presión no responde al tratamiento con gotas, láser o la combinación de ambos, se puede recurrir a la cirugía.

La técnica más utilizada a nivel mundial es la trabeculectomía, que consiste en crear una nueva vía de drenaje del humor acuoso, con lo que se consigue una normalización de la presión ocular.

Como es tendencia en todos los campos de la medicina, también existen técnicas de cirugía mínimamente invasiva para tratar el glaucoma, pero se reservan para casos leves a moderados.

Dr. Gonzalo Taborga
Dr. Aldo Rimassa

Cirujano Oftalmólogo de Clínica Pasteur.

El glaucoma constituye la primera causa de ceguera irreversible a nivel mundial.
Detectarlo a tiempo puede salvar la visión.