Cirugía refractiva Lasik

Abandona tus lentes con toda seguridad
Cirugía refractiva Lasik-pasteur

Más del 10% de los chilenos menores de 45 años, tiene trastornos visuales que alteran la agudeza visual. La cirugía refractiva Lasik, permite abandonar los lentes en una cirugía que en buenas manos es muy segura y dura pocos minutos.

La miopía es la dificultad para ver bien de lejos y el astigmatismo hace que solo veamos con nitidez las distancias medias. Estos defectos, generalmente, se suplen con anteojos, pero su uso limita en gran medida la vida diaria. Por estética o funcionalidad, cada vez más personas optan por la cirugía refractiva Lasik para abandonar sus lentes.

“Es una cirugía que modela la curvatura de la córnea. Actúa como un verdadero torno y al cambiar su forma, la córnea permite enfocar de mejor manera.

Los candidatos son pacientes que tienen miopías de hasta alrededor de 6 a 7 de miopía, astigmatismos de hasta 6 y podemos operar pacientes hipermétropes de hasta alrededor de 3 dioptrías”, indica el Dr. Francisco Andrighetti, cirujano oftalmólogo de Clínica Pasteur. La cirugía refractiva Lasik tiene un 99% de seguridad, pues entre otras medidas, cuenta con un mecanismo de avanzada precisión en que el láser no se libera si el ojo se mueve de su posición.

“Al poder actuar interviniendo solo la estructura externa del ojo, minimizamos los riesgos de infección. Es una estructura que es avascular, por lo tanto tiene bajo riesgo de tener problemas en relación a sangrado, es una cosa muy poco habitual. Y es una intervención que no requiere suturas, lo cual permite una recuperación y reintegro a las actividades cotidianas muy rápida”, explica el Dr. Andrighetti. Ser mayor de 18 años, no tener avance en el defecto durante dos años y tener un ojo con la córnea sana son requisitos para poder operarse con cirugía refractiva Lasik.

“El caso excepcional es el paciente hipermétrope, porque en él tiende a continuar aumentando su defecto con los años, por lo tanto en ese subgrupo específico de pacientes la estabilidad del Lasik no es la misma que en un paciente miope o astigmata. Y por la misma razón se operan rangos de hipermetropía menores, porque con rangos mayores se requiere otro tipo de cirugía”, puntualiza el Dr. Andrighetti

La cirugía Lasik irrumpió en el mundo en el año 1992 y en Chile un año después. Revolucionó la oftalmología, ya que abrió la posibilidad a una gran parte de la población que usaba anteojos, de poder abandonarlos en forma muchas veces definitiva. Esta cirugía es muy breve e indolora. Sus beneficios se perciben de inmediato y suelen aumentar con el tiempo.