Neuropatía óptica isquémica

Neuropatía óptica isquémica

La neuropatía óptica isquémica representa un grupo de desórdenes isquémicos del nervio óptico. Es una de las principales causas de ceguera o discapacidad visual significativa.
Se debe a la falta de riego sanguíneo de las neuronas que forman el nervio óptico y la consecuente falta de oxígeno, lo cual ocasiona su necrosis y pérdida de función. Puede estar producida por un trombo (infarto del nervio óptico) u otras enfermedades como la arteritis de células gigantes , también llamada arteritis de la temporal.
Hay dos tipos de neuropatía óptica isquémica (NOI): anterior, que se caracteriza por inflamación de la cabeza del nervio óptico y posterior, que no presenta inflamación.

FACTORES DE RIESGO

La neuropatía óptica isquémica se relaciona con un gran número de factores de riesgo como la hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, apnea del sueño entre otras. Al constituir una enfermedad multifactorial, su tratamiento debe ser estudiado y diseñado para cada paciente.
Según estudios realizados, la NOI constituye la neuropatía óptica no glaucomatosa más frecuente en pacientes mayores de 50 años de edad.

PRINCIPALES SIGNOS CLÍNICOS:

  • Pérdida visión monocular repentina e indolora. Suele manifestarse al despertar.
  • El 70% de los pacientes manifiesta pérdida de agudeza visual de carácter moderado a grave.
  • Defectos en el campo visual
Tamaño de Texto