HIPERMETROPÍA Y CIRUGÍA LASIK.

 por Dr. Nicolás Berthet.

La cirugía suele mejorar también el astigmatismo, defecto refractivo generalmente asociado a la hipermetropía.

La hipermetropía en el adulto produce mala visión de lejos y peor de cerca en forma directamente proporcional a la edad y magnitud. Los objetos se ven borrosos porque el globo ocular es más corto de lo normal o no tiene suficiente poder para enfocar las imágenes en la retina.

Se manifiesta por la visión más borrosa de objetos cercanos, fatiga ocular y/o dolor de cabeza al leer. Muchas veces los síntomas se pueden mejorar con el uso de lentes, pero cuando esto no es satisfactorio, existen soluciones quirúrgicas con excelentes resultados.

Hoy existen dos zonas en el globo ocular donde la cirugía oftalmológica puede corregir la hipermetropía y también el astigmatismo en el adulto:

En la córnea a través de un tratamiento con láser excimer que remodela su curvatura haciéndola más esférica, llevando el foco desde detrás de la retina a la mácula. Beneficia en mayor medida a personas de edad media.

En el cristalino, realizando una cirugía que consiste en remover su contenido con ultrasonido e insertar un lente intraocular apropiado que permita en caso necesario, compensar el astigmatismo corneal, produciendo una imagen nítida a la distancia focal elegida. “Hoy existen lentes multifocales que se recomiendan en algunos pacientes. En casos de Catarata y en pacientes mayores hipermétropes se prefiere el “abordaje cristaliniano” . La ventaja de acceder por esta vía es que el resultado es más estable en el tiempo y logra mejor calidad de visión en altas hipermetropías”, explica el doctor Nicolás Berthet, cirujano oftalmólogo de Clínica Pasteur.

“La decisión de por donde abordar quirúrgicamente el ojo es multifactorial y existen criterios técnicos bastante definidos dependiendo, por una parte, de las expectativas , los hábitos , la edad y el tipo de actividad que realiza el paciente. Por otra parte, del ángulo írido corneal , la curvatura , la forma , el espesor de la córnea y el diámetro de la pupila, entre muchos otros factores. La buena relación y comunicación médico -paciente es una condición necesaria para tomar una decisión bien informada en cuanto a riesgos versus costos y beneficios de cada técnica”, agrega el Doctor Berthet.

En esta materia, especialmente, la cirugía oftalmológica está en pleno proceso de evolución, con soluciones bastante satisfactorias que permiten al paciente normalizar su visión de lejos y mejorar su visión de cerca.

Tamaño de Texto