ESTRABISMO INFANTÍL, LA IMPORTANCIA DE ACTUAR A TIEMPO.

 por Dr. Iván Villaseca.

El pronóstico del estrabismo en niños depende de la precocidad del diagnóstico y su tratamiento, porque que en esta etapa de la vida se desarrollan las aptitudes visuales de cada ojo y la visión binocular , lo que permite ver en tres dimensiones.

El estrabismo se da cuando los ejes visuales de ambos ojos no son paralelos en la infancia precoz, o han perdido el paralelismo en algún momento de la vida.

La falta de paralelismo puede ser en sentido horizontal convergente (ojos desviados hacia la nariz), en sentido horizontal divergente (ojos desviados hacia “afuera”) o en sentido vertical (un ojo más alto que el otro).

Esta falta de paralelismo de los ejes visuales puede ser evidente desde el nacimiento. Si es intermitente, se considera normal hasta los 4 ó 5 meses. Pasado este período, la falta de paralelismo de los ejes visuales debe ser considerada como anormal y tiene que ser tratada desde ese momento.

Los estrabismos precoces no son sintomáticos porque los lactantes no pueden referir lo que sienten o porque no experimentan visión doble. Los estrabismos de aparición tardía en cambio provocan, característicamente, la sensación de visión doble.

“Los estrabismos precoces tienen, habitualmente, un origen genético. Por este motivo, es conveniente un examen precoz de los lactantes con antecedentes familiares de estrabismo. Ocasionalmente estos estrabismos se originan en la mala visión de uno o ambos ojos ya sea por una catarata congénita, por un defecto de refracción asimétrico, por alguna patología parasitaria o por un tumor maligno (retinoblastoma)”, explica el doctor Iván Villaseca, cirujano oftalmólogo de Clínica Pasteur.

Los estrabismos aparecidos en niños mayores, con frecuencia son provocados por una hipermetropía, la que obliga al niño a hacer un esfuerzo de enfoque para ver nítido; esto provoca un estrabismo convergente que, inicialmente, puede ser intermitente pero que luego se hace permanente. Este tipo de estrabismo recibe el nombre de estrabismo acomodativo y tiene excelente pronóstico si se trata rápidamente con el lente corrector.

“El tratamiento del estrabismo precoz, que debe iniciarse tan pronto se haga el diagnóstico, consiste en tapar un ojo en forma alternada, por algunas horas al día si el niño da muestras de ver en forma pareja con sus dos ojos. Si el menor ve menos con un ojo, la oclusión se hace sólo en el ojo de mejor visión hasta que ambos “se emparejen”. En algunos casos la oclusión debe complementarse con lentes ópticos o aún con lentes de contacto si hay defectos ópticos importantes”, indica el Doctor Villaseca.

Y agrega que “actualmente la tendencia es a operar precozmente a estos niños; tan pronto como se logre una visión pareja en ambos ojos. En la práctica esto significa hacer la cirugía antes del año de edad, si se cumple con el requisito de visión pareja. Si esto no es posible, el ideal es hacer la cirugía antes de los dos años”.

Si el tratamiento no se hace a tiempo se corre el riego de perder la visión de un ojo o de no desarrollar la capacidad de ver en forma tridimensional.

Tamaño de Texto