EL TIEMPO VALE ORO.

 por Dr. Iván Villaseca

Salud Visual en los Niños

Los defectos visuales tratados antes de los 7 u 8 años tienen muy buen pronóstico. Mientras más temprano sea el diagnóstico, mucho mejor. Después de esta edad, podría mantenerse una mala visión hasta la vida adulta.

No es fácil darse cuenta que un niño padece trastornos en su visión. Como no tiene punto de comparación, es difícil que él mismo lo exprese como un problema. Es por eso que, salvo el estrabismo, que es una alteración evidente en el paralelismo de los ojos, la única manera de identificar anomalías visuales en menores es mediante el chequeo con un oftalmólogo. Se recomienda que antes de los 4 años todo niño sea evaluado.

“La falla en el desarrollo de la visión de un ojo es reversible si se trata antes de los 7 u 8 años de edad, pero es preferible tratarlos más temprano porque los resultados son mejores en este caso. Pasados los 8 años, el tratamiento es de resultados inciertos y muchos niños quedan con mala visión definitiva del ojo afectado”, explica el doctor Iván Villaseca, oftalmólogo de Clínica Pasteur.

Las principales anomalías que afectan a los niños son alteraciones refractivas (miopía, hipermetropía, astigmatismo), alteraciones de la transparencia de la córnea (“nubes”) o del cristalino (cataratas) y alteraciones del alineamiento de los ejes visuales (estrabismo).

Tres de cada 100 niños en etapa pre escolar padecen estrabismo. Consiste en que se pierde el paralelismo de ambos ojos y con ello, desaparece la visión binocular, la que nos permite ver en tres dimensiones. “Durante los primeros 4 meses de vida, es normal que los lactantes desvíen sus ojos en forma intermitente con cierta frecuencia. Sin embargo, la desviación permanente debe ser considerada como anormal y tiene que ser analizada por el especialista. Por sobre los 4 meses de edad, toda desviación permanente o intermitente debe ser motivo de consulta”, afirma el Doctor Iván Villaseca.

El tratamiento oportuno del estrabismo puede evitar las alteraciones del desarrollo de la visión. Este tratamiento puede incluir el uso de lentes ópticos (que en los lactantes pueden ser de contacto), el uso de sellos oculares para asegurar el correcto desarrollo de la agudeza visual de ambos ojos y/o la cirugía, que, actualmente, se tiende a efectuar cada vez más precozmente incluso antes del año de edad. El diagnóstico y tratamiento del estrabismo en menores de 9 años está garantizado a través del Plan Auge.

Tamaño de Texto