EL MILAGRO DE RECUPERAR LA VISION.

 por Dr. Rodrigo Donoso.

Miopías Avanzadas

La implantación de lentes intraoculares fáquicos mejora el defecto de inmediato.

No identificar las patentes de los autos, los letreros en las calles, no poder leer ni cruzar la calle con inseguridad son algunas de las dificultades que experimentan los altos míopes en la vida diaria. No importa qué edad tengan, son esas personas a quienes ni siquiera los anteojos sirven de mucho, ya que tendrían que ser de cristales tan gruesos que definitivamente sería un sacrificio usarlos.

Los altos míopes son personas para quienes tampoco la cirugía refractiva Lasik sirve. Tienen más de 6 dioptrías de miopía y no ven nada en foco más allá de 14 centímetros de distancia. Todo lo demás se ve borroso.

La mayoría de los casos responde a factores hereditarios, por lo tanto es una patología que no se puede prevenir.

La cirugía Lasik, tan útil para corregir miopías moderadas y leves, no funciona en casos mayores de 8 a 9 dioptrías, porque “por una parte, no corrige defectos tan altos ya que aunque queden bien al principio regresa su defecto con los meses o años. Además, en estas miopías tan altas el Lasik es muy impredecible en sus resultados. Puede ser riesgoso ya que adelgazaría mucho la córnea y se obtendría una visión de mala calidad especialmente en baja iluminación”, explica el Dr. Rodrigo Donoso, especialista en cirugía refractiva de Clínica Pasteur.

La técnica quirúrgica ideal para las altas miopías es la implantación de lentes intraoculares fáquicos. “Es decir, sin sacar el cristalino, ya que si se extrajera aumenta el riesgo de desprendimiento de retina. Se eleva más de 20 veces, a más de un 10% la incidencia de esta patología con los años, respecto a un alto míope a quién no se le extrae el cristalino”, señala el Doctor Donoso.

“Con esta técnica se mejora el defecto refractivo, pero el ojo continúa siendo míope en términos patológicos, lo cual debe saber y entender el paciente, ya que el ojo muy míope tiene mayor predisposición a otras enfermedades de retina, glaucoma, catarata, etc. Por ello, aunque el paciente verá de manera normal y se va a liberar de los anteojos o lentes de contacto, debe seguir en control oftalmológico periódico”, enfatiza el Doctor Donoso.

El implante de lente fáquico se realiza con anestesia tópica o local, y el paciente puede hacer su vida normal al día siguiente de la cirugía. Además, en la gran mayoría de los casos permite mejorar la agudeza visual incluso más que la que tenía usando sus anteojos o lentes de contacto previo a la operación.

Tamaño de Texto