BLEFAROPLASTÍA, CIRUGÍA PARA REJUVENECER LA MIRADA.

 por Dr. Patricio Santidrián.

Blefaro en griego significa párpado y la “Blefaroplastía” es la cirugía que permite corregir algunos defectos hereditarios o secundarios al proceso natural de envejecimiento de esta zona de los ojos.

Los párpados –al igual que las cejas- cumplen la función de proteger los ojos, lo que es fundamental para desarrollar una buena visión. Pero también tienen gran importancia en la expresión no verbal de emociones y estados de ánimo. Y cuando la piel de esta zona se suelta la mirada se torna cansada e incluso triste y lo que es peor, funcionalmente esto se traduce en un mayor peso, por lo que se genera cansancio, ya que obliga a la persona a hacer un esfuerzo adicional para ver con comodidad.

“La piel de los párpados va perdiendo su tersura y firmeza con el tiempo, lo que se atribuye a la disminución de la producción de colágeno y de elastina y también a cambios en el ordenamiento de sus fibras. Tanto el músculo, como su unión con la piel se van atrofiando y perdiendo volumen, lo que hace que la piel se suelte y por la falta de elasticidad se torna redundante lo que , por efecto de la gravedad cae dando origen a pliegues, surcos y arrugas”, explica el Dr. Patricio Santidrián, oftalmólogo experto en Oculoplástica.

El objetivo de la blefaroplastía es mejorar o minimizar estos problemas, solucionado los defectos funcionales derivados de la redundancia de tejidos (cansancio y alteración periférica que se detecta en examen de campo visual) y restableciendo una mirada rejuvenecida. La cirugía actúa sobre el párpado superior caído o las bolsas del párpado inferior que dan aspecto cansado y envejecido. “Esto se consigue eliminando, reforzando o redistribuyendo tejidos, cuidando de no provocar problemas oftalmológicos secundarios o agravando alguno existente, lo que exige una evaluación previa cuidadosa. Es una técnica que tiene buenos resultados”, agrega el Dr. Santidrián.

Hay que tener claro que no es posible recuperar el aspecto que el párpado tenía en la juventud. Esta operación en si no cambia la forma de las cejas, no mejora las “patas de gallo” ni otras arrugas de expresión (para esto se puede usar Botox o algunos materiales de relleno cuando hay pliegues o surcos más notorios), tampoco elimina las ojeras. Hay otros métodos para abordar estos problemas.

Antes de someterse a una blefaroplastía es importante evaluar la condición general del paciente, con exámenes de laboratorio y clínicos.La cirugía, que dura menos de dos horas, se realiza con anestesia local, pero con la participación de un anestesista que se encarga del manejo de medicamentos que relajan al paciente por lo que no sufre ningún dolor.

Tamaño de Texto